Imagínense que su auto resbale, impacte un árbol y que usted quede paralizado del cuello hacia abajo para toda la vida. Este fue el lamentable caso de Kristopher Boesen. Afortunadamente, Kristopher no formó parte de las más de 33 personas (por cada millón de norteamericanos) que cada año permanecen paralizadas de por vida, ya que la sorprendente mejoría de Kristopher fue posible gracias a ese milagro del siglo XXI: Las Células Madre.

A Kristopher le fueron implantadas Células Madre en el área afectada de su médula espinal en un estudio piloto y a pesar de no garantizarle su recuperación, el decidió hacerse el tratamiento “ya que no perdía nada.” Pero el poder de regeneración y restauración del tejido nervioso afectado hizo el milagro y solo 4 semanas después, Kristopher empezó a mover los miembros superiores ¡y hasta comenzó a poder contestar el teléfono!

Kristopher expresó en sus propias palabras: “solo quería que me dieran una oportunidad de luchar…pero si también tuviera la oportunidad de caminar de nuevo, entonces… ¡caramba! por supuesto que sí lo haría.”

A pesar que en nuestro instituto de StemCell Miami nos dedicamos específicamente a reconstruir las estructuras dañadas de la columna vertebral tales como: discos rotos, degenerados y herniados, articulaciones artríticas en la columna y estenosis o nervios comprimidos o pinchados, y no específicamente a reparar o regenerar la médula espinal dañada como en este caso, las Células Madre que usamos se comportan exactamente como sucedió en el increíble caso de Kristopher.

Tomemos el día de hoy como ejemplo, recibimos esta mañana en nuestro instituto a Cecilio M. (editor de una importante revista en Miami), al cual le implantamos hace solo 6 semanas en su cadera derecha (la cual estaba casi destruida y básicamente en condición de “hueso contra hueso“), y hoy felizmente nos reporta una extraordinaria mejoría del 50 % en su nivel de dolor y la recuperación de la movilidad.

También les relato el interesante caso de Carmen M, una paciente venezolana de 82 años con un desgaste devastador en la cadera, y la cual a solo 4 semanas de su procedimiento, ya es capaz de dormir toda la noche sin que el dolor la despierte y poder caminar con la asistencia de un andador sin ningún dolor.

Finalmente, menciono a la norteamericana Cyndy F, a la cual le implantamos sus propias células de grasa y médula ósea hace 6 semanas y hoy día reporta que su nivel de dolor ha mejorado en casi un 70 % y ya puede caminar distancias más largas y hasta subir escaleras.

Como pueden ver, tratamos a personas de diferentes orígenes, edades, género y nacionalidad. Curiosamente, todas responden de una manera muy similar, salvo a la diferencia de edad de cada paciente, lo cual es importante, pero no determinante en los resultados. Algo que siempre obviamos es la ausencia de efectos colaterales o complicaciones en los pacientes tratados con Células Madre Adultas Autólogas.

Si usted, algún familiar o amigo se encuentran en un caso similar a estos, puede llamarnos al (305) 598-7777 para una consulta. Si desea escribirle al doctor hágalo a través del correo electrónico: stemdoc305@gmail.com o pueden visitar nuestra página web: www.stemcellmia.com o síganos en Facebook / Twitter @Stemcellmia

 

Translate »